¿Quiénes somos?

FDV es un lugar para una transformación genuina del corazón, alma, mente y espíritu. Nos ocupamos en:

  • Pasión por Dios, así que adoramos en espíritu y en verdad
  • Amor por la gente, así que demostramos amor y gentileza a todos
  • Equipamos a líderes, así que le ayudamos a encontrar su don
  • Compartir nuestra historia con todos
  • Cultivar relaciones familiares
×

Liderazgo.

PASTOR PRINCIPAL
Samuel Valverde
Raquel Valverde — Relaciones comunitarias

NÚCLEO EJECUTIVO
José Pacheco – Co-Pastor
José López – Asistente de Pastor
Ernesto Santana – Grupos CASA
Miguel Flores – Pastor de Santuario
Timothy Valverde – Pastor de Celebración
Nat Ochoa – Administrador

Haga de FDV su hogar.

En esta cultura postmoderna la gente rehúsa el comprometerse a nada. Aun buen número declina a hacerse miembros oficiales, pertenecer o unirse a algo. No obstante, la biblia dice que la iglesia es el cuerpo de Cristo y debe estar “bien concertado y unido entre sí”. (Efesios 4:16) Todos están invitados a visitarnos a cualquier servicio u evento. Conforme Dios lo vaya dirigiendo, usted sentirá la necesidad de formalizar su estadía. Esto lo llevará de ser uno que asiste a uno que está comprometido. Los beneficios de ser miembros son muchos, pero al más importante es tener una cubierta espiritual.

¿Desea experimentar un grupo CASA o grupo pequeño primero?

Lo que creemos.

Creemos en UN SOLO DIOS, y en su nombre que es Jesucristo. Porque la Biblia dice: “Jesucristo… este es el verdadero Dios y la vida eterna.” 1 Juan 5:20

Creemos en la SALVACIÓN POR GRACIA, mediante la fe en Jesucristo. Porque la Biblia dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” Efesios 2:8

Creemos en el ARREPENTIMIENTO Y EL BAUTISMO en el nombre de Jesucristo. Porque la Biblia dice: “Arrepentíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados” Hechos 2:38

Nosotros creemos en la llenura del ESPÍRITU SANTO, con la evidencia de HABLAR EN LENGUAS. Porque la Biblia dice: “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Hechos 2:38-39

Nosotros creemos y predicamos que el creyente debe VIVIR EN SANTIDAD. Porque la Biblia dice: “Seguid la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.” Hebreos 12:14

Nosotros CANTAMOS CON GOZO Y PALMEAMOS NUESTRAS MANOS porque la Biblia dice: “Pueblos todos, batid las manos; Aclamad a Dios con voz de júbilo.” Salmos 47:1

Creemos en el poder de Dios para SANAR A LOS ENFERMOS. Porque la Biblia dice: “pondrán las manos sobre los enfermos y sanarán.” Marcos 16:18

Creemos en la RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS Y EL JUICIO. Porque la Biblia dice: “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él… Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios… y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras… y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego.” Apocalipsis 20:11-15

Creemos que JESUCRISTO REGRESARÁ PRONTO POR SU IGLESIA. Porque la Biblia dice: “Luego nosotros los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” 1 Tesalonicenses 4:17

Salvación.

El mensaje de Dios es sencillo.  El evangelio de Jesucristo es predicado y la gente lo oye y decide su lo recibe o no.  Al recibir el evangelio y cree, por fe, en nuestro Señor Jesucristo, la personas es justificada y, por decirlo así, es ubicada en el terreno de la gracia (Romanos 5:1, 2).  Allí, Dios le da gracia para oír más, creer más y obedecer a Dios.

Esta obediencia consiste en dar pasos hacia el arrepentimiento y al bautismo en agua, en el nombre de Jesucristo.  Según Hechos 2:38, la persona que cree y que esté presta para obedecer, recibirá el don del Espíritu Santo con las evidencia de hablar en lenguas, según el Espíritu le da que hable.

Dios aborrece al pecado, pero ama al pecador y, por la muerte de Jesús en la cruz, ahora somos justificados y tenemos paz con Dios.

No es complicado: oiga, crea, arrepiéntase, y bautícese en el nombre que es sobre todo nombre – ¡Jesús!

© 2017 Iglesia Fuente de Verdad.